La construcción de la Cúpula (1420-1436) es el último acto de una empresa larga e importante: la edificación de la catedral florentina, iniciada en 1296 según el proyecto de Arnolfo di Cambio con el propósito de sustituir Santa Reparata, el antiguo templo de dimensiones mucho más modestas.

La nueva catedral fue dedicada a Santa Maria del Fiore, título que unía el nombre de la Madre De Dios al símbolo de Florencia, la flor de lis; su magnitud fue definida considerando que debía acoger un número de fieles en constante crecimiento y corresponder a la nueva dimensión demográfica, política y económica de la ciudad. La empresa (la Opera) no involucró únicamente a la comunidad religiosa, sino que comprometió a todos los ciudadanos, así como a las instituciones públicas de una de las ciudades-estado más importantes de Europa al final del siglo XIV.

La catedral debía contener unas treinta mil personas, en la actualidad ocupa en cuarto lugar en el mundo por tamaño, después de San Pedro en Roma, San Pablo en Londres y el Duomo de Milán.

  • SHARE:
  • DATA:

    Desembre 2019