Camille Claudel trabaja con entusiasmo y Alfred Boucher, su primer mentor acude a corregir los trabajos de las muchachas. Tras obtener el Premio del Salón, Boucher se marcha a Florencia durante el verano de 1883 y, por este motivo, le pide a Rodin que lo sustituya. De este modo, Rodin puede ver todas las primeras obras terminadas de Camille Claudel cuando la joven artista no tiene más que dieciséis años. En 1885, Camille entra como ayudante en el taller de Rodin. Son años de colaboración, de intercambio y de fusiones, tanto en el plano artístico como sentimental. En efecto, en 1886 Rodin está tan comprometido en su pasión con Camille Claudel que no vacila en firmar una especie de contrato:”De hoy 12 de octubre de 1886 en adelante no tendré otra alumna que a la Srta. Camille y la protegeré a ella sola por todos los medios a mi alcance mediante mis amigos que serán los suyos, sobre todo mis amigos más influyentes.

  • SHARE:
  • DATA:

    Desembre 2019